EN PRIMERA PERSONA: Del Polimodal a la Licenciatura – Por Noelia Fuertes

Psico_UBA_Independencia

Noelia Fuertes atravesó por varias instancias educativas hasta lograr recibirse de Licenciada en Psicología. En esta nota, detalla en primera persona su experiencia educativa y celebra la recientemente aprobada Residencia Universitaria en Psicología Clínica.

Pertenezco a una de las pocas camadas que llevó a cabo el “Polimodal” (ciclo educativo que estuvo vigente hasta 2011 en varias regiones de Argentina; extendiéndose por tres años y formando parte de la enseñanza media); de las que emprendió el “CBC” (Ciclo Básico Común) de la carrera de Psicología casualmente cuando pasó a ser obligatoria la materia matemática; una de tantas estudiantes que se sintió aliviada por haber “zafado” de tener que realizar su tesis (actualmente obligatoria) para poder recibirse; y finalmente, aquella graduada que se encontró sola, con un mundo desconocido para el que nadie te preparaba.

A partir de ese momento, de ahí en adelante, me encontré ante el desafío de comenzar a emprender y descubrir mi propio camino. Recién recibidos (término que suele usarse frecuentemente en los ofertas laborales y que a veces, me pregunto qué considerarán por recién recibido, hasta cuándo uno deja de serlo, si solo por pasar el tiempo o el hecho de adquirir experiencia nos aleja de ese rótulo). Muchos nos vimos obligados, de cierta manera, a salir en busca de mayor formación, ya sean posgrados, seminarios, talleres o pasantías gratuitas/pagas, para poder tener y hacer la experiencia.

No nos fue ni tampoco nos es fácil. En el camino hubo que sortear las diferentes trabas y adversidades que se nos presentaban; pero nadie nos dijo lo contrario, todos sabíamos cuando elegimos esta hermosa, gratificante pero también difícil y comprometida profesión que debíamos amar y tener una gran vocación para poder dedicarnos a la psicología. Soy una de las tantas personas que descubrió, a lo largo de todo este tiempo, que la mejor manera de poder aprender, trabajar, y crecer profesionalmente se halla, justamente, en el hacer con otros. Inevitablemente, me tocó atravesar por muchos de los cambios que se implementaron en la educación: fui parte, lo viví y experimenté desde adentro.

Hoy me toca, ya no como estudiante sino como graduada de la Universidad de Buenos Aires (U.B.A) y profesional de la misma, compartir algo que muchos esperamos, que siempre pedimos y exigimos: la tan esperada/deseada “residencia”. Si bien no formo parte de la generación que experimentará dicho cambio, hoy más que nunca, me alegra y celebro la aprobación de la residencia universitaria para la carrera de Psicología. Trato de apostar, desde mi lugar, a que se den y vengan muchos más, porque todavía hay una gran cantidad de cosas que nos quedan por hacer, mejorar, y de eso tampoco nos debemos olvidar. Me incluyo porque es una responsabilidad de todos que nuestra profesión y trabajo sea respetado y valorado como se merece, más allá de la orientación teórica y el área que cada uno elija para dedicarse

noticia

Click en la imagen para leer la noticia

 


 

Más sobre Noelia: En Facebook o En Diario de Babel

Comentarios