¿Escape? A la victoria

escape 1

¿Recuerdan esa película en la que Stallone, Ardiles y Pelé jugaban al fútbol para un mismo equipo?

fuga

La película se llamó Escape a la Victoria (Victory – 1981), fue escape 1dirigida por John Huston y además de los “actores” ya mencionados, estuvo protagonizada por Michael Caine y Bobby Moore. El argumento cuenta la historia de un grupo de prisioneros aliados que pasaba bastante tiempo jugando al fútbol y que fue desafiado para enfrentar a un seleccionado alemán, en un partido con público y todo.

Durante los días previos a ese encuentro, los aliados planean una insólita fuga que incluye la construcción de un túnel hasta el vestuario visitante, pero al llegar al entretiempo (momento en que deben ejecutar el plan) deciden quedarse a jugar los cuarenta y cinco minutos restantes y ganar el partido en tierras enemigas. Al término del segundo tiempo, después de una bicicleta de Ardiles, una chilena de Pelé y un penal atajado por Stallone, el público ingresa al campo de juego y libera a los soldados aliados, permitiéndoles escapar de lo que sería una muerte segura.

Osvaldo_Ardiles

Escape a la Victoria está inspirada en una vieja película de Steve Mac Queen (El gran escape – 1963) y en un suceso histórico que tuvo lugar en San Pettersburgo, Rusia, en el año 1942, conocido como El Partido de la muerte, de cuyo nombre se puede deducir que su final no fue tan feliz como el de la versión cinematográficamuerte.

En la Ucrania ocupada por los nazis, un panadero reconoció entre los indigentes a uno de sus máximos ídolos futbolísticos y lo invitó a vivir y a trabajar con él. Poco a poco, otros futbolistas que pasaban sus días en la calle fueron reclutados para trabajar en la panadería y para formar un equipo de fútbol supuestamente amateur. Este combinado de futbolistas ucranianos es el que se enfrentó y humilló al profesional equipo alemán bajo el nombre de F.C. Start.

Cuenta la historia que el árbitro del encuentro exigió que antes del pitazo inicial, ambos equipos realizaran el saludo nazi, pero los futbolistas ucranianos se negaron. Durante el partido, el encargado de administrar justicia favoreció sin disimular al equipo del Tercer Reich, omitiendo las violentas infracciones que cometía y permitiéndoles anotar el primer gol del encuentro después de una feroz patada a la cabeza del arquero ucraniano. A pesar de comenzar perdiendo, el F.C. Start logró dar vuelta el resultado e irse al entretiempo con el partido controlado.

Una vez en el vestuario recibieron la amenazadora visita de dos oficiales nazis armados, quienes les dejaron en claro que si querían conservar la vida, tendrían que perder el partido. De lo contrario morirían ese mismo día. Los futbolistas del F.C. Start estuvieron a punto de no salir a jugar el segundo tiempo, pero finalmente decidieron volver al campo de juego para honrar la memoria de sus familiares asesinados y por la presencia del público ucraniano que los alentaba desde la tribuna.

El segundo tiempo fue una completa humillación futbolística para el equipo alemán, que terminó goleado por los ucranianos en un partido que no llegó a completarse, debido a que el árbitro decidió suspenderlo después de que un defensor del F.C. Start recorriera todo el campo de juego sin que ningún rival, ni siquiera el arquero, pudiera quitarle el balón. Pero en lugar de convertir lo que hubiera sido el mejor gol del partido, el futbolista decidió detenerse antes de que la pelota cruce la línea de conversión, retroceder algunos metros y ante la estupefacta mirada del equipo alemán, patear hacia la tribuna, humillándolos aún más.

Con el final del encuentro, se desató una brutal represión sobre la eufórica concurrencia ucraniana, pero los futbolistas no sufrieron ninguna consecuencia inmediata por su desfachatez. De hecho, se les permitió jugar un nuevo partido al término del cual, esta vez si fueron detenidos y llevados a diferentes campos de concentración en donde algunos sufrieron torturas y otros fueron fusilados. Los únicos tres futbolistas que sobrevivieron a la persecución alemana, fueron los que se encargaron de narrar en primera persona el partido que ya se había convertido en una leyenda. En la actualidad, en la entrada del estadio del Dinamo, en Kiev, puede verse un monumento en homenaje a los hombres que dieron la vida por ese pequeño triunfo deportivo.

En 1991, el hijo de uno de los integrantes del F.C. Start desmintió la mayoría de los sucesos que se daban como ciertos, argumentando que Rusia había utilizado la historia de un partido de fútbol común y corriente para realizar propaganda comunista.escape 3

La mejor anécdota de toda esta historia, quizás sea la que sucedió durante la filmación de la película, cuando Silvester Stallone, quién interpretaba al arquero del equipo, le pidió al director que fuera su personaje quien convirtiera el gol del triunfo. Para no tener problemas con su estrella principal, Huston decidió incluir una escena en la que el actor de Rocky, atajaba un penal y se convertía en el héroe del partido. Pero conseguir que la toma quedara como el director la había imaginado llevó varias repeticiones en las que Stallone, intentó sin éxito quedarse con la pelota. Finalmente, fue Pelé quien sabiendo que no sería enfocado, ejecutó el disparo que le permitió a Sly, inmortalizar esa toma en la que se suspende en el aire y en cámara lenta, evita la conversión del gol alemán.

escape 2

Aquí pueden leer la historia del Partido de la Muerte, narrada en detalle por Gustavo Adolfo Agüero Cruz en su propio blog: http://guftahot.wordpress.com/2011/09/05/escape-a-la-victoria-20-anos-despues/

Comentarios