Rafael Fernández: Un Ezcritor con el Alma al Aire

Rafael Fernández - Ezcritor

Hace algunos meses atrás, a Rafael Fernández le ofrecieron filmar un reality show sobre su propia vida, pero él dijo que no. ¿Te imaginas un programa en el que te muestren las 24 horas sobre la vida de tu escritor favorito? Yo tampoco.

Rafa y Esbieta

La vida de los escritores es bastante aburrida. Se la pasan leyendo y cuando terminan de leer se ponen a mirar televisión, a comer, a tomar alcohol, a fumar y cuando ya no les queda nada por hacer, se lanzan a la escritura hasta altas horas de la noche. La vida de Rafa, en cambio, se caracteriza por estar repleta de emociones. O al menos, eso es lo que nos hace creer.

Hasta no hace mucho tiempo, Rafael y su esposa, Esbieta, vivían en la playa. Ahora, lo hacen en su casa de la montaña y desde allí, a través de su blog, Rafa se encarga de despilfarrar talento en forma de literatura hacia todo el mundo.

Perra AnaisDesde www.ezcritor.com, Rafa comparte con sus lectores cada una de las aventuras que vive a lo largo de su día. Nos cuenta cuando sale a pasear con su perra Anais, cuando disfruta de alguna película o cuando come alguna de las deliciosas comidas que le prepara su mujer y durante los días en que no tiene nada interesante para compartir, Rafael destila gotas de creatividad inventando alguna maravillosa historia que comparte entre los muchos que disfrutamos de su retorcida imaginación.

La casa de la virgen

No importa sobre qué tema se siente a escribir, porque todo lo que sale de su teclado está escrito con tal honestidad que llega directo al corazón. Tiene la capacidad de convertir cualquier situación de la vida cotidiana en una gran historia: quizás escriba sobre algún paseo junto a su señora; o sobre la ocasión en la que su anterior casero intentó estafarlo; o tal vez, simplemente, cuente que una mosca se posó sobre su monitor mientras él daba el toque final en alguno de sus libros.

Ezcritor EscribiendoLo mejor que se puede encontrar en el blog del ezcritor, son los artículos en los que narra, en detalle, el doloroso proceso de escribir uno de sus libros. Rafael deja parte de su vida en cada página que escribe y es en su web, en donde detalla sus cambios de ánimo, sus bloqueos creativos y lo que hace para sortearlos, sus subidas y bajadas de peso y finalmente, sobre ese momento en el que descubre que su obra está terminada. Ese día, en su vida, no hay lugar para otra cosa que no sea felicidad.

.

Rafael es un escritor salvaje. Marginal. No utiliza eufemismos para narrar sus ideas y escribe muchas cosas sobre las que vos y yo ni siquiera nos animaríamos a pensar. Esto provoca que sus lectores lo amen, pero también que sea rechazado por las editoriales. Por esa razón, una vez más, se vio obligado a sortear un obstáculo haciendo uso de la creatividad.

Su humilde estilo de vida esta financiado en un cien por ciento por los lectores que compran sus novelas a tRafael Fernández Marginalravés de la editorial que él mismo creó para ese fin. En este original circulo virtuoso todo el mundo sale favorecido: El ezcritor, porque tiene la oportunidad de dedicarse, sin distracciones, a lo que más le gusta y el lector, porque sabe que su artista favorito se encuentra creando por y para él. Rafael ha resignificado la figura del mecenas en esos lectores que aportan dinero para que él pueda dedicarse a escribir y que a cambio, además de recibir el libro autografiado, son incluidos en la lista de agradecimientos impresa en las primeras páginas.

.

Es una relación comercial bastante particular en medio de un mundo repleto de temor y desconfianza, la cual solamente es posible por esa virtud que ya he destacado en párrafos anteriores: la honestidad con la que Rafael Fernández escribe cada uno de sus textos.

Rafael se muestra ante el mundo tal cual es. Expone sus fortalezas y no disimula sus debilidades. No tiene vergüenza en confesar cuando algo no le sale bien, ni reparos en pedir ayuda cuando la necesita. Rafael es un tipo que escribe porque no existe otra cosa en el mundo que le gustara hacer más y aunque desde hace algunos años vive de la escritura, también podríamos decir que escribe para vivir.

Rafa Shooter.

Ese es el valor añadido que caracteriza a la web del ezcritor y aunque quizás él aún no se haya dado cuenta, es en su blog en donde está construyendo su más grande obra: Una biografía como no existe otra en la historia de la literatura. Una hoja de ruta para todos los escritores que vienen por detrás. Una guía práctica para los que quieran saber cómo se hace. Una historia sobre su propia historia.

.

Cuando Rafael y su esposa tuvieron la posibilidad de protagonizar ese reality sobre su propia vida dijeron que no, a pesar de que les ofrecian un buen dinero por hacerlo. Sin embargo, ese reality ya existe y transmite durante las 24 horas, en forma de texto, desde su propio blog.

Y por si a alguno de ustedes le interesa mi humilde opinión, es uno de los mejores programas que he leído en toda mi vida.

Actualización: Junio – 2016

Hace algunos días Rafael rechazó un contrato de 1000 euros porque lo obligaba a mantener exclusividad y le impedía escribir libremente en sus propios medios. Como todo lo que hace, el ezcritor contó este asunto en su blog y dicho post se volvió viral, llegando a ser entrevistado por diferentes medios de comunicación españoles.

Podes leer el post en cuestión haciendo click acá.
image

Leandro Menéndez (@ajenoaltiempo) para Diario de Babel

image

 

Rafael Fernández ha publicado seis libros de los cuales lleva vendidos más de 5000 ejemplares. Todo lo ha logrado sin el apoyo de ninguna editorial importante, ni el respaldo económico de ninguna persona, más que de sus propios lectores.

Sus libros pueden comprarse desde cualquier parte del mundo a través de su propia editorial en su web personal (www.ezcritor.com).

NOTA: Esta nota está repleta de enlaces ocultos que te llevan a alguna de sus maravillosas notas. No dejes de buscarlas y de hacer click en cada una de ellas o, mucho mejor, andá directamente al blog del Ezcritor y recorrelo de principio a fin. Te aseguro que no tiene desperdicio.

Comentarios