Sobre Una Chica y Su Gato

chica y su gato destacada

chica y su gato destacada

Me encantan los perros. Los adoro. A lo largo de mi vida tuve varios y tendré muchos más en los años que todavía me quedan por vivir. Eso, en el país de “la grieta”, de Soda contra Los Redondos y del River y Boca del gas pimienta, debería mantenerme enfrentado con la gente que, inexplicablemente, ama a los gatos. Sin embargo, no lo hace.

Los gatos me gustan. No tengo ni tuve, pero estoy seguro de que alguna vez en mi vida tendré y me enamoraré de su misteriosa personalidad. Curiosamente, en mi muro de Facebook, abundan las fotos de perritos y los pedidos de adopciones de mascotas abandonadas. Por el contrario, mi Twitter, está repleto de militantes de la raza felina.

Era lógico, entonces, que surgiera algo como Una Chica y Su Gato.

Escrita por Diego Grillo Trubba y dibujada por Anotonela Bianculli, Una Chica y Su gato describe, en no más de cuatro viñetas, la curiosa relación entre felinos y amos, en la que nunca queda en claro quien es el dominante y quien el dominado (disculpen por la terminología canina, pero es la única que conozco).

Sábado-chica-gatoPor lo que pudimos ver hasta ahora, La Chica es soltera, independiente, presumiblemente porteña y aunque anhela encontrar al amor de su vida, bastante liberal a la hora del sexo. El gato, por su parte, está castrado, tiene un grupo de amigos que lo visita de tanto en tanto y se preocupa bastante por el bienestar de su compañera.

La primera entrega de Una Chica y Su Gato fue publicada en marzo de este año y marcó el inicio de una historieta que crece tira a tira. La reacción en la redes sociales fue inmediata y ni bien ésta comenzó a difundirse por Twitter, todos los fanáticos de los gatos comenzaron a compartirla y a comentar lo bien representados que se sentían por ella.

El Gato es bastante distinto a otros gatos famosos. Éste pareciera no interesarse por ser gracioso, irónico o inteligente. Es un animal reflexivo que plantea muchos razonamientos humanos desde un inocente punto de vista  que solamente niños o animales podrían tener.

gato reflexivo

La simpleza de los dibujos de Antonela transmiten con exactitud los sentimientos y las expresiones de los protagonistas, sin abundar en detalles innecesarios y el guión de Diego, describe a la perfección situaciones cotidianas de la vida real, observadas desde los ojos del felino protagonista.

chicas y su gatoEsa fue la premisa con la que ambos comenzaron a trabajar para Una Chica y su gato: “La idea original que nos propusimos fue contar, por medio de una tira humorística, aspectos de la vida de las mujeres solas que viven con gatos.”, afirma Diego, hablando sobre la modalidad de trabajo y agrega: “el resultado es fruto del trabajo en equipo con Antonela. Los desnudos, salvo cuando hay escenas de sexo (o post sexo), en los guiones no aclaro que la protagonista aparezca desnuda o en ropa interior, sino que a Antonela le parece mejor mostrarla así de entrecasa. Los guiones son muy cortos con las observaciones de detalles indispensables, y luego dependo del talento de Antonela, que por suerte es mucho.”

No puedo asegurarlo, pero imagino que Una Chica y su Gato no debe ser la primer historieta de este estilo. Sin embargo, al leerla, no puedo evitar sentir que estoy leyendo algo nuevo, algo diferente. Las viñetas transmiten compañerismo, soledad, melancolía, al mismo tiempo que divierten y entretienen. Me gusta mucho la manera en que trabajan, publicando las tiras frecuentemente en su propio blog, compartiéndolas en redes sociales, dependiendo del apoyo del publico para su difusión y con una seriedad merecedora de la contratapa de cualquier diario argentino.

Recuerdo que, de niño, intenté explicarle a mi psicóloga lo que representaba para mi leer una historieta de Quino (como si eso pudiera ser explicado). En ese caso, hablaba de la página que Quino acostumbraba sacar en las primeras hojas de la revista Viva y le dije algo así: “Quino no te hace largar una carcajada o agarrarte la panza porque no podes dejar de reír. Pero si lees uno, otro y otro de sus chistes, después de un tiempo, te das cuenta que estás sonriendo y que no sabes por qué”.

Algo parecido me pasa con esta historieta que recién está comenzando. La leo, la disfruto y me transmite una momentánea sensación de felicidad que me despierta muchas ganas de seguir leyendo. No tengo dudas de que seguirá creciendo, tanto en calidad como en seguidores y a la luz de los últimos acontecimientos entre el portero y El Gato, la historieta podría llegar a tomar cualquier rumbo.

gato que habla

Evidentemente, basado en la cantidad de visitas que muestra el contador de su web oficial, no soy el único que se siente fascinado por esta hermosa tira.

Comentarios